Compartelo con tus amigos!!!!

Ajoblanco

A veces estos platos populares que parecen tan fáciles, encierran mucho más misterio y sabiduría de lo que parece. Yo siento muchísimo respeto por el ajoblanco. Esto no es un gazpacho de almendras que al final es a lo que tiende a convertirse. El ajoblanco hay que ligarlo.

En esencia es una receta popular que arranca generando una pasta con el ajo, el pan y las almendras y luego se emulsiona con el aceite hasta conseguir la consistencia adecuada. Todo se tiene que integrar hasta conseguir la textura de una crema liquida sin que se note la presencia del aceite.

Es una sopa deliciosa aunque no la recomiendo para dietas, si os fijáis tiene mucha “energía”.

Ingredientes

Para más o menos cuatro raciones de ajoblanco como entrante vamos a necesitar.

  • 200 gr de almendras crudas pelada.Un poco más de media barra de pan duro. Quiero decir, que más valer que sobre que no que falte, porque lo que nos interesa es la miga y al retirar la corteza el pan se queda en nada. Además los panes de ahora tienen tanta agua que no hacen miga.
  • Dos dientes de ajo.
  • Dos cucharadas de vinagre de vino blanco.
  • Un vaso de aceite de oliva virgen, probar con distintas variedades, picual, arbequina,…
  • Agua y sal.
  • Para el acompañamiento podéis usar langostinos, jamón, uvas, melón, manzana.

Ajoblanco

Preparación

Paso a paso

  • Machacamos las almendras en un mortero y las dejamos con un poco de agua la noche anterior para que desprendan sabor. La receta os saldrá buena tambien aunque no dejeis las almendras en remojo y lo hagáis todo del tirón.
  • Preparamos el pan. Tiene que ser pan duro. Lo dejamos en remojo con el agua justa para que se ablande. No lo aneguéis, se trata solo de que se ablande. Aprovechamos cuando está blando para retirar la corteza que oscurecería el ajoblanco. No hace falta que seáis puntillosos pero retirar la corteza, please. Reconozco que a veces para quitarme trabajo , cojo un pan de molde bueno, le corto la miga y lo dejo al aire para que se ponga duro. Ya sé, ya sé..., esto no es lo que dicen los cánones, pero no olvideis que en las Torpe recetas trato siempre de simplificar los tiempos y los elementos para poder hacer esta receta cualquier día de diario sin mucho lío.
  • En un recipiente apto para usar la trituradora, ponemos las almendras y los ajos con un poco de sal y lo trituramos.
  • Añadimos el pan y volvemos a darde caña con la trituradora hasta conseguir una crema homogénea.
  • En este punto vamos incorporando el aceite poco a poco y continúanos triturando. Se trata de que el aceite se incorpore a la mezcla, ¡¡¡IMPORTANTE ECHARLO “A POQUITOS”!!!. Tiene que ligarse con la pasta de las almendras, el pan y el ajo. Notareis si lo estáis haciendo bien
  • Añadimos el vinagre y sal a nuestro gusto. Hay a quien le gusta avinagrado y a quien le gusta con menos potencia.
  • A mí en este punto me gusta pasar todo por un chino añadiéndole un poco de agua para quitar las partes más gruesas que hayan quedado y tenga más la consistencia de una sopa. Si es necesario vuelvo a triturar lo que queda en el chino y lo vuelvo a colar.
  • Completáis con agua para darle la consistencia que os guste.
  • Se enfría siempre en la nevera antes de servir. Aguanta bien en la nevera dos o tres días..
  • Para la guarnición, uvas, jamón, gambas, melón…

Disfrutar de la receta de ajoblanco. ¡¡¡BUEN PROVECHO!!!

Comentarios de lectores
2017-03-08T17:33:58+00:00

About the Author:

Empresario, pescador y cocinero desde hace 40 años, en su experiencia profesional ha "metido" por medio a la pesca siempre que ha podido. Enamorado del campo y de los ríos, no pierde una oportunidad de pasear por la rivera de cualquier río castellano o de cualquier fogón manchego o asturiano.