Compartelo con tus amigos!!!!

Albóndigas con patatas

Para hoy que llueve, albondigas con patatas. Las albóndigas o al menos el término procedente del árabe al-bunduqa, ‘la bola’, lo cual no deja de ser paradójico porque los ingleses las llaman “meatballs” y los franceses, pues igual pero como son franceses en lugar de bolas, las llaman bolitas, es decir “boulette de viande”. Lo que está muy, muy, muy MAL, es llamarlas “almóndigas”. Si bien el término está reconocido por la RAE, es una forma vulgar y chabacana.

¿De donde puede venir nuestra humilde pero muy querida albóndiga?. Hacer la prueba de buscar una receta de albóndigas. ¡¡¡¡HAY MILLONES!!!, Hay más incluso que recetas de pasta. De carne, de pescado, vegetales, de marisco, de moluscos, de verduras, fritas, cocidas, asadas… de todo. Infinita. Asi que podemos decir, que viene del mundo. En cada sitio y cultura hay una forma de hacerlas.

Muchas recetas muy sofisticadas y nos olvidamos de que sus orígenes son populares. Aglutinar restos de carne con sustancias aglutinadoras y espesantes para no desperdiciar nada.

Dejamos para otro día las albóndigas de tofu y las de pulpo con senderuelas y vamos a por nuestras, clásicas y queridas albóndigas con patatas para Torpes.

Ingredientes

Para preparar albóndigas con patatas necesitaremos:

  • Medio kilo de carne picada de ternera. Habitualmente se hace a partes iguales de ternera y de cerdo, lo dan preparado en las carnicerías, pero como aquí se trata de que sea fácil pues en el hiper hemos cogido una bandeja de carne picada de ternera sin más. A mi particularmente me gustan mas aunque bien es cierto que la carne de cerdo las hace menos secas que las de solo ternera. Con medio kilo yo creo que da para dos raciones abundantes de plato único o tres normales.
  • Tres cuartos de kilo de patatas.
  • Una cebolla.
  • Cuatro dientes de ajo o más si te gusta el ajo.
  • Un par de tomates.
  • Un vaso de vino blanco.
  • Un huevo batido.
  • Una cucharada de pimentón dulce de la Vera por supuesto.
  • Medio vaso de pan rallado.
  • Harina.
  • Mucho perejil.
  • Aceite, sal y pimienta.

Albóndigas con patatas

Preparación

Paso a paso

Para preparar albóndigas con patatas:

  • Preparamos en un bol la carne incorporando el ajo bien picado, perejil en abundancia (Tres cucharadas soperas estarán bien), el pan rallado, el huevo batido, sal y pimienta. Lo amasamos hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.
  • Hacemos las bolas de las albóndigas. Cada uno a su gusto, a mi me gustan grandecitas sin pasarse y para ello tomo la media que me da una cuchara sopera.
  • Las pasamos por harina y en una sartén con aceite caliente, las freímos. No se trata de que queden hechas, solo de darlas color y que se forme una capa superficial que selle el interior, de forma que durante la cocción mantengan lo más posible los jugos en su interior y no queden secas. Reservamos.
  • En una olla ponemos un buen chorreón de aceite y pochamos la cebolla picada. A mí me gusta que quede grande, que no esté finamente picada para que se vean los trozos.
  • Cuando esté pochada añadimos los tomates cortados en trozos pequeños, si podéis rayar el tomate mejor aun. Dejamos que se haga un minuto
  • Ponemos una cucharada de postre de pimentón y las patatas cortadas en trozos. Un minuto con unos cuantos meneos por medio.
  • Echamos unos granos de pimienta verde y el vaso de vino blanco que dejamos que reduzca un poco. Ponemos las albóndigas y cubrimos con agua.
  • A fuego medio, esperamos a que se hagan las patatas, sacudiendo la olla de vez en cuando, lo cual será más o menos al cabo de veinte minutos. Controlar el punto de las patatas porque el tiempo es variable según sean los trozos de grandes y el tipo de patata.
  • Solo queda rectificar de sal y emplatar.

¡¡¡BUEN PROVECHO!!!

Comentarios de lectores
2017-03-08T17:33:52+00:00

About the Author:

Empresario, pescador y cocinero desde hace 40 años, en su experiencia profesional ha "metido" por medio a la pesca siempre que ha podido. Enamorado del campo y de los ríos, no pierde una oportunidad de pasear por la rivera de cualquier río castellano o de cualquier fogón manchego o asturiano.