Costillas de cerdo guisadas con patatas

Compartelo con tus amigos!!!!

Costillas de cerdo guisadas con patatas

¿No estás deseando que haga frío para comerte estas costillas de cerdo guisadas con patatas?. Siempre lo he asociado a los restaurantes de menú de las zonas industriales. Y  esto es como el coche de los taxistas; dime que coche usan los taxistas y ya sabrás cual es el coche que mejor funciona. Si tanto lo ponen es porque siendo algo fácil de preparar es un plato potente energético y… delicioso.

¿Sabías que…?

  • La patata es un tubérculo de origen americano que llegó a Europa de la mano de los españoles  como curiosidad científica.

  • Poco a poco se introdujo en la alimentación de los europeos ya que sus propiedades energéticas son muy importantes y su piel aporta enormes cantidades de vitamina C. Se hizo muy popular ya que la facilidad de su cultivo y su productividad contribuyo a la eliminación de las hambrunas cíclicas que asolaban Europa.

  • El primer país en “adoptarla” fue Irlanda; después  fue Prusia, donde Federico el Grande promulgó una ley que amenazaba con cortar la nariz y las orejas de todo aquel que se negase a comerla. Después Francia, Inglaterra y Bélgica que popularizaron su fritura; ¿Dónde no se encuentra una patata frita en la actualidad?.

  • ¿Y España?. Habéis pensado que nuestro plato insignia es americano. ¡¡¡¡LA TORTILLA ESPAÑOLA!!!. No deja de ser una tortilla de patata con un poco de cebolla. ¿Cuándo se inventó?. Parece ser que la patata comenzó a consumirse en España a finales del siglo XVIII, es decir poco antes de la invasión francesa de 1.808.

  • A la tortilla de patata se la empieza a mencionar en Navarra y alguna versión cuenta que una campesina hizo un preparado al General Zumalacárregui con patatas, cebolla y huevos; que tanto gustó al general que la impuso en su ejército como alimento contundente y sencillo de preparar, de ahí su rápida difusión por Navarra y luego toda España.

Ingredientes

Para preparar costillas de cerdo guisadas necesitaremos:

  • Un kilo mas o menos de patatas para cocer.
  • Un costillar de cerdo de un kilo a un kilo y medio.Una cebolla.
  • Un pimiento verde.
  • Un vaso de un vino oloroso seco o simplemente de vino blanco.
  • Una cuchara de harina.Pimentón dulce.Una pastilla de caldo de carne, aceite, sal, pimienta negra y un par de hojas de laurel.

Costillas de cerdo guisadas

Preparación.

  1. Para comenzar nuestra costillas de cerdo guisadas, en una cacerola ponemos en aceite a pochar la cebolla  e incorporamos el pimiento verde cuando ya esté transparente. Dejamos que se haga el pimiento un poco e incorporamos la harina para que se cocine y se la quite el sabor de crudo. Ponemos las costillas de cerdo que habremos cortado del costillar.
  2. Dejamos que se doren y que se cocine un poco la carne del cerdo. Es bueno que no quede muy cruda la carne de cerdo.
  3. Cuando esté la carne un poco hecha incorporamos el pimentón dulce y luego el vino, la pastilla de caldo de carne, la sal y las hojas de laurel; dejamos que tome calor y cubrimos con agua.
  4. En este punto incorporamos las patatas peladas y troceadas; acordaros que los trozos de patata no se cortan, se cascan. Es decir, comenzamos a cortar la patata y terminamos haciendo presión con el cuchillo para que el trozo de patata se desgarre literalmente. De esta forma cuando cuezan las patatas, “engordarán el caldo los almidones que salgan de estos cortes.
  5. Dejaremos que cueza a fuego lento y de vez en cuando agitaremos la cazuela. Es mejor agitar que remover con una cuchara de palo. Al “menear” la cazuela las patatas contribuyen a engordar la salsa del guiso. Cuando veáis que las patatas están tiernas a vuestro gusto (Lo cual viene a ser entre 15 y 20 minutos de cocción), retiráis la cacerola del fuego y emplatáis. En los últimos hervores podéis poner en el guiso una ramita de romero que siempre da muy buen sabor.

¡¡¡BUEN PROVECHO!!! Disfrutar de las costillas de cerdo guisadas.

Comentarios de lectores
2017-03-08T17:33:45+00:00

About the Author:

Empresario, pescador y cocinero desde hace 40 años, en su experiencia profesional ha "metido" por medio a la pesca siempre que ha podido. Enamorado del campo y de los ríos, no pierde una oportunidad de pasear por la rivera de cualquier río castellano o de cualquier fogón manchego o asturiano.