Compartelo con tus amigos!!!!

Flan de vainilla

El flan de vainilla de mi tia Paulina, que Dios tenga en su gloria, era ¡¡¡EL FLAN!!. Preparaba unos flanes de vainilla del tamaño de un casco de motorista. Su flan de vainilla era la madre de todos los flanes de vainilla. Era un flan de vainilla, superlativo, exagerado, soberbio y sin embargo delicado.

Cuanto echo de menos a mi tía y sus flanes. Y la verdad es que como todos los postres tradicionales es fácil de hacer y sin embargo bueno, hasta el punto que el flan tiene más de 2.500 años de vida. Sus orígenes se remontan a Roma donde lo llamaban queso de cuenco, tyropatina. Aquí os djo la receta traducida del latín original:

“Toma leche, la cantidad que calcules para este plato, mézclala con miel hasta endulzarla. Pon cinco huevos para medio litro, o si es un cuarto de litro, tres huevos. Disuélvelos en la leche hasta que se hagan una sola cosa. Cuélalo en un cuenco de barro cocido y cocínalo a fuego lento. Cuando se cuaje, espolvorea de pimienta y sírvelo.”

Posteriormente se le referencia como un alimento muy apreciado en la cuaresma. Mucho valor energético de la miel y proteínas de la leche y los huevos. Y es entonces cuando de la palabra alemana “flado” (Torta, objeto plano), surge la voz francesa “flan”, que los castellano parlantes hacemos nuestra. Es una descripción que a mí me cuadra porque para los ingleses, flat, es plano. O sea que puede tener sentido. Aunque …, ¡¡¡QUE MÁS ME DA!!!. Pero…, reconozco que un día a no mucho tardar voy a probar a hacer la TYROPATINA, a ver a que sabe. Lo de la miel me motiva mucho. Quitar el azúcar y sustituirlo por miel tiene que dar un postre absolutamente SANÍSIMO. Pero lo de la pimienta, mira tú que ¡¡¡NO LO TENGO TAN CLARO!!!

Pero bueno vamos manos a la obra que esto si que es receta fácil para Torpes consumados. Al ataque con el flan de vainilla.

Os pongo las proporciones básicas que os darán mas o menos para cuatro flanes de tamaño individual. Multiplicando las proporciones está claro que haréis flanes más grandes o mas flanes individuales. Perogrullada producto del sopor de la siesta.

Ingredientes

Como siempre las referencias os las hago en vasos o cucharas, suponiendo vasos normales de un quinto de litro, osease, 200 mililitros por vaso

  • Un huevo de gallina. Probé hacerlo con uno de avestruz y salía mucho flan para tan poco pollo.
  • Un vaso y medio de leche. Yo uso semidesnatada.
  • Medio vaso de leche condensada. Lo normal sería una proporción de dos cucharadas de azúcar por huevo, pero os sugiero la leche condensada porque le da una textura algo diferente.
  • Una dosis de extracto de vainilla. Podéis poner una vaina de vainilla sin las semillas, aromatizando la leche. Es decir, lleváis la leche casi a punto de ebullición y dejáis la vaina de vainilla unos 20 minutos para aromatizar. Pero dado que siempre tratamos de simplificar, pienso que el extracto de vainilla hace que todo sea mucho más fácil y menos engorroso.
  • Azúcar, tres o cuatro cucharadas soperas para hacer el caramelo.
  • Un par de cucharadas de agua.
  • Un chorro de zumo de limón natural.
  • Y por supuesto los moldes de los flanes. Dejar correr vuestra imaginación, siempre y cuando después podías desmoldarlos

Flan de vainilla

Preparación

El flan de vainilla es fácil de preparar, muy fácil.

Paso a paso

  • En un bol mezclamos los huevos con el azúcar o la leche condensada.
  • Cuando estén bien mezclados incorporamos leche y la esencia de vainilla.
  • En un cazo caramelizamos el azúcar. Ya sabéis, un par de cucharadas de agua, cuatro de azúcar y un poco de limón. A fuego fuerte hasta que empiece a tomar un color dorado. Hará muchas burbujas, no temáis, no tengáis miedo, no pasanada. Aflojáis el fuego y seguís cocinando y removiendo con una cuchara de madera hasta que tome un color…, ¡¡¡DE CARAMELO!!!.
  • Ponéis un poco de caramelo líquido en los moldes y moviéndolos hacéis que el caramelo cubra el fondo y un poco de las paredes de cada uno de los moldes.
  • Llenáis con la mezcla de huevo, leche condensada y leche cada uno de los moldes.
  • Precalentáis el horno a 190 grados y ponéis dentro una fuente (De las que se pueden meter en horno) con agua. Se trata de cocinar los flanes al baño María.
  • Cuando el horno esté caliente sumergís los moldes en el agua. Si queréis podéis cubrir cada uno de los moldes con papel de aluminio. Se supone que así se hacen antes pero yo realmente no veo mucha diferencia y además al no poner papel de aluminio, se forma una costrita en la superficie que a mí me gusta.
  • Dependiendo del tamaño del molde, calcular más o menos 45 minutos mínimo, que habrán de estar los moldes al baño María. Si veis que no han cuajado, pues más tiempo. Introducir un cuchillo y si veis que sale limpio es que están listos para sacar.
  • Retirar los moldes de horno, e introducir en a nevera para que se enfríen y estabilicen.
  • Desmoldar con ayuda de un cuchillo y servir los flanes de vainilla adornando con un poco de nata o de chocolate líquido o esas cositas chulas que seguro que se os ocurren de vez en cuando (Tiritas de piel de naranja finamente cortadas).

A disfrutar del flan de vainilla. ¡¡¡BUEN PROVECHO!!!

Comentarios de lectores
2017-03-08T17:34:01+00:00

About the Author:

Empresario, pescador y cocinero desde hace 40 años, en su experiencia profesional ha "metido" por medio a la pesca siempre que ha podido. Enamorado del campo y de los ríos, no pierde una oportunidad de pasear por la rivera de cualquier río castellano o de cualquier fogón manchego o asturiano.