Compartelo con tus amigos!!!!

Higado encebollado

Afortunadamente en mi casa nunca hubo problemas por parte de nadie para comer casquería. Ni hígado ni hígado encebollado ni en cualquiera forma, ya fuese de vacuno o de cordero. Mi hijo enloquece con el hígado y yo puedo comerlo por kilos.

No me canso además de contar todas las cosas buenas que tiene el higado y aprovecharé otra receta para detallarla. Yo además juraría que cada vez que lo como me siento mejor.

Si los antiguos cazadores y los animales carnívoros se pegan por comer las vísceras de sus presas será por algo. El hígado favorece la creación de hemoglobina con lo cual la circulación de oxigeno y la vitalidad por la mayor capacidad de aportar oxigeno.

Así que hay que comer hígado con frecuencia.

Dicho esto vamos a atacar la receta del hígado encebollado. El hígado simplemente a la plancha o rebozado es delicioso, pero sirviéndole encebollado da un plato completo y con un poquito de panceta o de beicon le damos un toque de grasa maravilloso.

Ingredientes

  • Un kilo de filetes de hígado de ternera.
  • Un par de cebollas hermosas.
  • Un puerro.
  • Doscientos gramos de beicon o panceta, si es ibérico mejor.
  • Sal, pimienta y un aceite de oliva de poca acidez.

Higado encebollado

Preparación

En principio un truco de madre. El sabor del hígado mejora y se hace más tierno si se le tiene un par de horas cubierto con leche. Lo cual no es óbice, excusa o valladar para poderlo preparar sin tal inmersión láctea.

Paso a paso

  • Primero en cortamos en gajos grandes las cebollas y el puerro en tiras finas. Calentamos aceite en una sartén grande y pochamos en ella la cebolla y el puerro. Retiramos y reservamos.
  • Salteamos en el mismo aceite la panceta cortada en lonchas. Retiramos y reservamos.
  • Cortamos los filetes de hígado al tamaño que más nos guste, poniendo atención en dar pequeños corte en los bordes con nervaduras para que no se arruguen y doblen al freírlos. A mí me gusta freírlos a tamaño mediano, los grandes se hacen incómodos al freír y los pequeños tienden a estar menos jugosos.
  • Freímos en el aceite los filetes. Si la sartén no es lo suficientemente grande lo haremos por tandas. Lo vamos salando mientras los cocinamos.
  • Cuando estén todos hechos, ponemos otra vez todo en la sartén, los filetes, la cebolla y el tocino y lo cocinamos todo junto un par de minutos.
  • Retiramos y emplatamos a nuestro gusto.

Disfrutar de nuestra receta de hígado encebollado. ¡¡¡BUEN PROVECHO!!!

Comentarios de lectores
2017-03-08T17:34:10+00:00

About the Author:

Empresario, pescador y cocinero desde hace 40 años, en su experiencia profesional ha "metido" por medio a la pesca siempre que ha podido. Enamorado del campo y de los ríos, no pierde una oportunidad de pasear por la rivera de cualquier río castellano o de cualquier fogón manchego o asturiano.