Judías verdinas con langostinos

Compartelo con tus amigos!!!!

Judías verdinas con langostinos

No sé que tengo con los langostinos, pero al final siempre acabo echándolos en todas partes. Voy a tener que hacérmelo mirar, pero claro es que al final siempre salen cosas espectaculares, no están demasiado caros y …, es que las judías verdinas con langostinos están que se salen de buenas.

Las judías verdinas con langostinos son el remake de otro par de recetas con judías y pescados, me parecía muy habitual lo de las judías de cualquier tipo con almejas. Ademá para alguien que vive solo las almejas son un poco rollo; me explico, hay que hacerlas rápido porque si no se estropean, y no puedes andar con esos compromisos. Siempre trato de preparar cosas que no exijan de una logística complicada.

Para hacer judías verdinas con langostinos no hace falta tener mucha previsión. Las verdinas son legumbres y su mantenimiento es escaso y los langostinos…, los langostinos congelados. Antes incluso los compraba ya cocidos pero llevo tiempo que los compro congelados en crudo y así los puedo preparar de más maneras.

Otra cosa más imprescindible; ¡¡¡AZAFRÁN!!!. Es lo que le da la magia a esta preparación.

Ingredientes

Como siempre para dos raciones abundantes de judías verdinas con langostinos. Para más cantidades, pues sacáis vosotros las proporciones.

  • Un vaso y medio de judías verdinas. Será conveniente haberlas dejado en remojo en agua fría la noche anterior para que se hidraten lentamente y adquieran su mejor textura (Entre 8 y 12 horas). Los tiempos de cocción dependerán de la antigüedad de la legumbre, del tiempo de remojo y de la temperatura.
  • No olvidéis lavar las legumbres después de haberlas tenido en remojo, porque así se eliminan los azucares que se desprenden de la corteza de la legumbre durante el remojo. Sobre el lavado hay opiniones pues gente hay que defiende el guardar el agua para la cocción y reconozco que yo con las alubias de Ibeas siempre lo hago, tengo la sensación que las da más sabor el cocinarlas con el agua del remojo.
  • Quince o veinte langostinos de tamaño mediano sin cocer.
  • Una cebolla.
  • Dos dientes de ajo.
  • Un par de hojas de laurel.
  • Medio vaso de vino de tipo Jerez o vino de cocina.
  • Diez o doce hebras de azafrán.
  • Una pastilla de caldo concentrado de pescado.
  • Aceite de oliva.
  • Sal

Judías verdinas con langostinos

Preparación

Para preparar las judías verdinas con langostinos la única previsión como he dicho antes es poner en remojo las judías con suficiente antelación. Si no las habéis podido dejar mucho en remojo, digamos menos de cuatro horas, la principal consecuencia es que se alargarán los tiempos de cocción. Si no os queda más remedio podéis ponerlas a hervir sin remojar, no os quedarán igual, pero también estarán buenas.

Paso a paso

  • Los langostinos. Vamos a pegarles un baño en agua hirviendo con media pastilla de caldo concentrado de pescado tres minutos previamente descongelados. Colamos el caldo y reservamos los langostinos a los que habremos quitado una vez hervidos las cascaras y las cabezas.
  • En una olla ponemos, la cebolla entera sin la piel, los dientes de ajo, el laurel, el caldo resultante de hervir los langostinos, el vino y las judías verdinas. Y completamos con agua hasta un par de centímetros por encima d las judías y les dejamos cocer a fuego medio. Por lo menos va a tardar una hora, dependiendo de cómo estén de nuevas las judías.
  • Tapar y dejar cocer, probando de vez en cuando para ver si las judías están a punto.
  • Ir completando con agua caliente si veis que os quedáis sin agua.
  • Cuando las judías estén tiernas, desmenuzáis las hebras de azafrán en el guiso y terminas de cocer.
  • Lo servís con los langostinos previamente pelados.

A disfrutar de las judías verdinas con langostinos ¡¡¡¡BUEN PROVECHO!!!

Comentarios de lectores
2017-03-08T17:33:57+00:00

About the Author:

Empresario, pescador y cocinero desde hace 40 años, en su experiencia profesional ha "metido" por medio a la pesca siempre que ha podido. Enamorado del campo y de los ríos, no pierde una oportunidad de pasear por la rivera de cualquier río castellano o de cualquier fogón manchego o asturiano.