Compartelo con tus amigos!!!!

Niscalos con patatas

¡¡¡A por niscalos con patatas!!!, la frase mágica del otoño cuando estabamos en la sierra. La primera vez hace muchos años que salí con mi padre y mi tío a coger níscalos, los había a sacos. Mi tío decía que como era comida de pobres nadie los quería (O los querían poco). Pero amigo mío, hete aquí que los empezaron a llamar rovelló d’obaga, robellón o esclatasang, y ya se lió parda. Manadas de gente con las cestas dispuestos a luchar por un par de níscalos en cuanto llegaba el mes de octubre.

El caso es que este humilde hongo también llamado nízcalo, quizás el más abundante se convirtió en la estrella del otoño, ayudado también por lo fácil que es reconocerlo y distinguirlo frente a otros hongos y setas potencialmente peligrosos para consumir. Lactarius deliciosus es su nombre científico y es de suponer que sus cualidades gastronómicas tienen algo que ver con el nombre.

El níscalo es un hongo que crece entre la pinaza de los bosques de pinos en otoño hasta que llegan las primeras heladas fuertes del invierno. Su nombre en latín viene de que al cortarse desprende una especie de látex de color anaranjado. Es este tono naranja el que hace que cuando se come la orina adquiera un tono rojizo perfectamente inofensivo. El color viene derivado del colorante del níscalo que es principalmente eliminado en nuestros riñones.

Es un hongo que se estropea con facilidad, se oxida rápidamente después de su recolección y se afea fácilmente con los golpes del trasporte o al presionarse. Su carne es densa y compacta, muy olorosa, para su limpieza se desaconseja el limpiarlos con mucha agua pues pierden parte de su aroma, según los entendidos hay que limpiarlos con un  trapo húmedo tratando de eliminar la tierra con mucho cuidado. Aunque yo matizaría que tampoco os preocupéis demasiado porque aunque los limpiéis sumergiéndoles en agua van a estar casi igual de ricos, con la ventaja de que encontraréis menos tierra en vuestras bocas.

Ingredientes

Para preparar Niscalos con patatas necesitaremos:

  • Medio kilo de níscalos.
  • Tres cuartos de kilo de patatas.
  • Una cebolla.
  • Un par de dientes de ajo.
  • Un vaso de vino oloroso.
  • Una pastilla de caldo de carne.Laurel.
  • Una ramita de romero.
  • Media cuchara pequeña de pimentón dulce.
  • Ocho a diez granos de pimienta negra.Aceite y sal.

Niscalos con patatas

Preparación.

Paso a paso

Para preparar Niscalos con patatas:

  1. Limpiamos los níscalos tal y como hemos explicado antes.
  2. Pelamos y cascamos las patatas, y reservamos ambos, níscalos y patatas.
  3. Pelamos y cortamos la cebolla, picamos los ajos y en una cazuela con un buen chorreón de aceite doramos estos últimos, añadimos la pimienta y pochamos a fuego lento la cebolla.
  4. Ponemos las patatas y las rehogamos en el aceite dándole mas de fuerza al fuego de la cocina, los níscalos junto con la pastilla de caldo de carne, el laurel y el pimentón y salamos. Le damos unas vueltas en la cazuela con una cuchara de madera y con mucho cuidadito de que no se nos estropeen los níscalos.
  5. Ponemos el vino y dejamos que se consuma un poco, cubrimos con agua y dejamos que cueza, bajamos el fuego y lo dejamos más o menos quince minutos hasta que las patatas estén en su punto. Cada rato conviene agitar la cazuela para que las patatas vayan engordando el caldo y no se nos quede muy clarito, aunque eso va en gustos. Y no voy a ser yo el que diga que claro o espeso. A mí me gusta en este caso tirando a claro más que a espeso.Si vemos que nos quedamos cortos de agua, pues añadimos agua caliente; si queda muy caldoso y las patatas ya están tiernas, machacamos un par con un tenedor y las incorporamos al caldo para que espese.
  6. Dos minutos antes de retirar del fuego ponemos la ramita de romero que en un momento le dará un toque a campo insuperable al guiso.

A mi es un plato que me gusta servir en la mesa sin mas adorno que un vaso de vino al lado.

Disfrutar de los niscalos con patatas ¡¡¡BUEN PROVECHO!!!

En memoria de mi tío Juan Jose que me enseño a buscar níscalos y a pescar truchas.

Las estrellas de la noche y los luceros del alba te iluminan y protegen, ahora que estas en el cielo pescando con nuestro compañeros de campo.

Comentarios de lectores
2017-03-08T17:33:49+00:00

About the Author:

Empresario, pescador y cocinero desde hace 40 años, en su experiencia profesional ha "metido" por medio a la pesca siempre que ha podido. Enamorado del campo y de los ríos, no pierde una oportunidad de pasear por la rivera de cualquier río castellano o de cualquier fogón manchego o asturiano.