Pannacota de sabores variados

Compartelo con tus amigos!!!!

 Pannacota de sabores variados

Vamos a prescindir de los origenes de la Pannacota de su significado y todas esas cosas. En el momento que comencéis a hacer pannacotas no vais a querer parar. Es fantástico postre y fácil receta donde las haya.

Entusiasma a los enanos y luce con los mayores que cuando la prueban piden siempre segunda taza. y por si esto fuese poco, admite una infinita gama de preparaciones de las cuales os vamos a adelantar cuatro.

Plantearé la receta básica y después os sugeriré las variaciones que en principio serán pannacota de naranja o limón, pannacota de vainilla, pannacota de chocolate y la “mega fashion”, pannacota de te verde.

Ingredientes

Para preparar pannacota necesitaremos:

  • 100 cl. de nata para montar por cada porción que queramos preparar.
  • Medio vaso de leche entera por cada TRES porciones.
  • Dos cucharas de postre de azúcar por cada porción, calcular que medio vaso vienen a ser 8 o 10 cucharadas. Una cosa que quede clara, esto no es una proporción fija. Los golosos pueden echar más y los menos golosos, pues menos.
  • Un gramo de gelatina neutra por cada porción. Las láminas que yo uso pesan 1,5 gramos cada una y uso dos laminas para cada tres porciones; o cuatro laminas para seis porciones. OJO, aquí las proporciones son importantes. Si ponéis mucha gelatina quedará una pannacota tipo goma, incomible. Si echáis poco se desmontará cuando la saquíes del molde. Si no cogéis bien la proporción a la primera, no os desaniméis, ir probando hasta que saquéis la cantidad en función de la marca de gelatina que uséis.
  • Mantequilla o margarina para untar los moldes. Esto facilitará el desmoldado de las porciones. La realidad es que las veces que no he puesto mantequilla en los moldes tampoco he notado mucho la diferencia al servirla. Pero bueno, es como que queda bien dar este consejo y en cualquier caso da a las raciones un cierto color.

Pannacota

Preparación.

  1. Poner la nata en un cazo con el azúcar disuelto y la leche y llevarla a ebullición. Podéis disolver la gelatina previamente en un poco de leche caliente, pero las gelatinas de ahora son fantásticas y podes romper en trocitos la lámina e incorporarla directamente en la lata cuando esté hirviendo.
  2. Ni que decir tiene que debéis procurar que la nata hirviendo no rebose regulando la temperatura.
  3. Cuando haya hervido un par de minutos vertéis en los moldes individuales y dejáis enfriar a temperatura ambiente. Cuando hayan pasado un par de horas posáis los mondes al refrigerador y los tenéis allí entre ocho y diez horas.
  4. Cuando vayáis a servirlas las desmoldáis con ayuda de un cuchillo afilado (No uséis cubiertos de mesa porque destrozareis la porción), y las presentáis en el plato con un poco de jarabe de chocolate o de mermelada de cualquier clase.

Variaciones

  • Pannacota a la vainilla: Cuando hirváis la nata poner una vaina de vainilla tal cual. Es fácil encontrar la vainilla en vainas en cualquier gran superficie. Si no la encontráis podéis usar concentrado de vainilla liquido o en polvo. La cantidad, a vuestro gusto.
  • Pannacota al chocolate. Disolver en la nata hirviendo un poco de cola cao o similar.
  • Pannacota a la naranja o al limón. Ralladura de limón o de naranja en abundancia. Lo podéis servir con una reducción de naranja y azúcar y os quedará de MUERTE!!!
  • Pannacota al te verde. Que la nata hierva con dos o tres bolsitas de infusión de te verde. Tiene un sabor muy peculiar y agradable.

¡¡¡BUEN PROVECHO!!!

Comentarios de lectores
2017-03-08T17:33:45+00:00

About the Author:

Empresario, pescador y cocinero desde hace 40 años, en su experiencia profesional ha "metido" por medio a la pesca siempre que ha podido. Enamorado del campo y de los ríos, no pierde una oportunidad de pasear por la rivera de cualquier río castellano o de cualquier fogón manchego o asturiano.