Compartelo con tus amigos!!!!

Pincho de morcilla de Burgos

La idea de hacer este pincho de morcilla de Burgos, me vino de un amigo propietario de un restaurante. El Apóstol, en la calle Santiago de Compostela de Madrid.

Pues bien, este pincho de morcilla de Burgos viene de que mi amigo Fernando, que es un entusiasta de probar nuevas cosas, me apareció un día con una especie de revuelto de morcilla con pimientos y patata.

Lo estaba ofreciendo como tapa. Evidentemente el pincho de morcilla de Burgos no lo presentaba tan elaborado, simplemente lo ofrecía en una pequeñas cazuelas…, ¡¡¡pero estaba riquísimo!!!.

El sabor del pimiento le va a las mil maravillas a la morcilla, y con la patata y la cebolla suavizaba el sabor de la morcilla, haciéndolo para todos los públicos.

En resumen, que el pincho de morcilla de Burgos de “El Apóstol”, estaba estupendo. Simple pero original a mí gusto.

El caso es que decidí hacer rápidamente mi versión y me salió la combinación que os voy a preparar.

Ingredientes

Para preparar nuestro pincho de morcilla de Burgos necesitaremos:

  • Morcilla de Burgos en la cantidad que queráis hacer.
  • Patata para freír.
  • Pimientos del Piquillo enteros
  • Cebolla cortada en gajos.
  • Unos dientes de ajo.
  • Salsa de pimientos de Piquillo.
  • Aceite, sal, una pizca de azucar y romero para decorar.

pincho de morcilla de burgos

 Preparación

  1. Lo primero es tener la cebolla confitada. La vamos a preparar cortando la cebolla en gajos y poniéndola a fuego muy suave en la sartén con aceite de oliva y con una punta de azúcar. Se trata de que el aceite no llegue a hervir. Tenéis que dejarla rato largo. Que no se consuma pero que se haga revolviéndola con una cierta frecuencia. Insisto no se trata de pocharla si no de confitarla. Esto lo podéis tener preparado de antes. Yo añado esta cebolla con frecuencia a las preparaciones y suelo tener siempre un poco en la nevera. En un frasco de cristal o en un tupper, se puede conservar bien durante una semana o más.
  2. La salsa de pimiento también es bueno tenerla preparada de antes, os he marcado el enlace. Y los pimientos del Piquillo enteros hay que saltearlo un poco en una sartén con poco aceite.
  3. Las patatas las pondremos también a confitar con abundante aceite, como si las hiciésemos a la panadera. Bueno, realmente son casi, pero las haremos sin cebolla, solo con poco de ajo cortado en láminas.
  4. La morcilla la haremos desmigando una entera en la sartén. No la destrocéis con el tenedor. Quitáis la piel, la cortáis en trozos y la cocináis. Mi amigo Fernando la cocina con huevo batido, casi como si fuese un revuelto, pero yo el huevo lo he eliminado de la ecuación.
  5. Si queréis cocinar todo del tirón lo podéis hacer en función de los sabores. Yo lo haría en la misma sartén empezando por las patatas, después los pimientos y por último la morcilla. Retirando el aceite de más de las patatas puesto que los pimiento y la morcilla se hacen con muy poco aceite.
  6. Una vez preparados los ingredientes solo queda montarlos con ayuda de un molde siguiendo el orden que queráis. A mí me parece que el idóneo es hacer la base con los pimiento enteros, después poner una capa de morcilla, unas patatas y rematarlo con un poco de cebolla. Adornamos con la salsa de pimientos del Piquillo y con una ramita de romero.
  7. Si tenéis preparados los ingredientes, es un pincho de morcilla que casi es un plato por sí mismo y que dándole un golpe de calor en el horno antes de servir queda de escándalo para una cena con amigos.

Desfrutar del pincho de morcilla al estilo de “El Apostol” ¡¡¡BUEN PROVECHO!!!

Comentarios de lectores
2017-03-08T17:33:44+00:00

About the Author:

Empresario, pescador y cocinero desde hace 40 años, en su experiencia profesional ha "metido" por medio a la pesca siempre que ha podido. Enamorado del campo y de los ríos, no pierde una oportunidad de pasear por la rivera de cualquier río castellano o de cualquier fogón manchego o asturiano.