Rigatoni rellenos de morcilla

Compartelo con tus amigos!!!!

Rigatoni rellenos de morcilla

Estaba con la duda de “enriquecer” el nombre de esta receta llamándola rigatoni rellenos de morcilla con salsa de tomate especiado, al estilo de los grandes chefs pero me decanto por lo simple. Como siempre trato de que sean recetas simples pues, rigatoni rellenos de morcilla. Queda bien y no nos complicamos. La salsa le queda bien la de tomate a secas o se la puede adornar como he hecho en este caso añadiéndole comino y pasta de achiote. ES UNA RECETA DE PASTA BASTANTE FACIL, PERO MUY APARENTE EN EL PLATO.

El rigatoni es un tipo de pasta en forma de tubo, parecida a los macarrones, pero con estrías en la superficie y más grande, ya que usualmente se sirven rellenos. La intención de estas estrías es la de poder ofrecer mayor superficie de adherencia a salsas y acompañamientos líquidos, vamos, que se pringuen mas de salsa.

Que no os parezca que es laborioso rellenarlos, porque con ayuda de una cuchara de postre luego es mucho más rápido y fácil de lo que a priori parece. Además, con cinco o seis rigatoni tenéis suficientes para hacer una ración más que cumplida.

La pasta de achiote es fácil de encontrar en la sección de especialidades de cualquier gran superficie, junto con las tortitas mexicanas, la salsa agridulce, la de soja, el teriyaki y esas cosas.

Veréis que esta receta luce más que el trabajo que parece que tiene. El relleno de morcilla le da sabor a los grandes bocados de pasta que son los rigatoni, y la salsa aporta un toque exótico. Si lo hacéis simplemente con salsa de tomate, le gustará a los niños y será original para los adultos.

Ingredientes

  • Cien gramos de rigatoni por persona.
  • Una morcilla de Burgos o morcilla de arroz.
  • Cinco o seis tomates medianos.
  • Una cebolla.
  • Dos dientes de ajo.
  • Una cucharada de café de comino en grano.
  • Una cucharada sopera de orégano.
  • Una cucharada sopera de pasta de achiote.
  • Aceite.
  • Sal.

Rigatoni rellenos de morcilla

Preparación

Para nuestra receta rigatoni rellenos de morcilla comenzaremos preparando la salsa de tomate de la forma tradicional.

Paso a paso

  • Pelamos y retiramos las semillas de los tomates.
  • Picamos la cebolla y la pochamos en una sartén con tres cucharadas de aceite.Cuando este pochada, incorporamos el ajo picado y el tomate troceado.
  • Dejamos que se fría el tomate e incorporamos la pasta de achiote y el comino y el orégano.
  • Reservamos hasta el momento de servir.
  • En una olla llevamos a ebullición agua en abundancia con una cuchara sopera de sal y un buen chorreón de aceite. Yo suelo poner una pastilla de concentrado de verduras. Ya sé que no es lo que mandan los cánones, pero le das a la pasta un regustito muy “güeno”.
  • La dejamos al dente. Entre ocho y diez minutos suele ser suficiente. No os descuidéis porque si la cocéis mucho se rajarán los rigatoni a la hora de rellenarlos.Retiramos del fuego y escurrimos.
  • En una sartén con un poco de aceite ponemos la morcilla suficiente para el relleno. La freímos habiendo retirado previamente la piel y en el proceso la vamos desmenuzando con ayuda de un tenedor. Una vez cocinada, la retiramos y dejamos enfriar.
  • Cuando los rigatoni estén lo suficiente fríos como para manipularlos, los rellenamos con la morcilla con ayuda de una cuchara de café o de poste. ¡¡¡LAVAROS LAS MANOS POR FAVOR!!!
  • Una vez rellenos los rigatoni es conveniente darles un golpe de calor en el horno para servir templados. No uséis el microondas porque `pueden pasar…, ¡¡¡cosas!!!.La presentación os la dejo a vuestra imaginación.
  • Yo lo hice preparando en cada plato una cama de salsa de tomate y disponiendo en pila los rigatoni, y luego añadí un poco las de la pasta de la morcilla y unos piñones. Pero podéis servirlos igualmente en la bandeja del horno directamente con la salsa de tomate por encima.

¡¡¡BUEN PROVECHO!!!

Comentarios de lectores
2017-03-08T17:34:08+00:00

About the Author:

Empresario, pescador y cocinero desde hace 40 años, en su experiencia profesional ha "metido" por medio a la pesca siempre que ha podido. Enamorado del campo y de los ríos, no pierde una oportunidad de pasear por la rivera de cualquier río castellano o de cualquier fogón manchego o asturiano.